Carta Abierta por el Derecho de las Mujeres a una vida sin violencias

image

En Argentina, al menos una mujer muere cada dos días como consecuencia de las agresiones de una varón de su entorno familiar: novio, esposo o ex pareja.

Leer esta carta es un modo de contorbuir a solucionar el problema.

Avon Foundation y Vital Voices crearon la Alianza Global para poner fin a la Violencia contra las Mujeres, con el propósito de compartir experiencias y afianzar la colaboración para erradicar todas las formas de violencia contra la mujeres, también la violencia sexual y la trata de personas*. La alianza reúne delegaciones de quince países, compuestas por líderes de negocios, gobierno y sociedad civil, y cuenta con el apoyo de Avon y Avon Foundation, que han destinado un millón doscientos mil dólares para llevar adelante el proyecto.

Nuestro Objetivo fundamental es sumar su interés, su conocimiento y su voluntad a nuestro esfuerzos.

Queremos contar con su participación. Simplemente acceder a información sobre el tema y contirbuir en su difusión, ya es de un paso fundamental.

Las víctimas de la violencia de género están muy cerca nuestro. En general están desorientadas y seguramente tienen miedo. Si tenemos información adecuada, podemos ayudarlas.

La trata de personas es uno de los delitos más aberrantes de nuestro tiempo, tanto que es considerando un crimen de lesa humanidad ofende la conciencia de la humanidad-. El desconocimiento y la tolerancia social colaboran para que este delito crezca en la impunidad.

Súmese a este movimiento global. Ningún organiscoo sector de la sociedad pede resolver este problema solo. Es necesario que trabajemos juntos gobierno, sector privado y organizaciones socilaes para crear un mundo más seguro que para las mujeres, es decir más seguro para la sociedad en su conjunto.
¡Esto es posible!

Delegación Argentina
Alianza Global para poner fin a la violencia contra las mejeres

Mercedes Assorati, Coordinadora General del Programa Eaclavitud Cero de Fundación El Otro; Marñia Cristina Camiña, abogada y ex jueza. Es presidenta de AMJA, Asociación Argentina de Mujeres Juezas; Liliana Hendel, Psicóloga y Periodista.
Miembra de la Red PAR, Coordinadora para la Red Internacional de periodistas con Visión de Género; Columnista de Telefe. María Gabriela Hoch, Presidenta de Vital Voices Argentina; Carola Saricas, representante del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación – Programa Las Víctimas contra las Violencias y Oficina de Rescate y Acompañamientos a Personas Damnificadas por el Delito de trata; Monique Thiteux-Altschul, Directota Ejecutiva de Fundación Mujeres en Igualdad; Silvia Zubiri, Ex Directora de Fundación Avon Argentina.

*La trata de personas – considerada la versión moderna de la esclavitud – es definida por Naciones Unidas como “la acción de captar, transportar, trasladar, acoger o recibir personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza o otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra con fines de explotación.” Las formas de explotación incluyen, pero no se limitan, a la explotación de la prostitución, de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos. Si bien este delito afecta a personas de todas las edades y géneros, las mujeres y niñas son la población más vulnerable por padecer en mayor medida de falta de recursos. Esto las hace blancos fáciles para ser reclutadas bajo falsas promesas de trabajo, oportunidades educativas o incluso, matrimonio.